jueves, 11 de febrero de 2010

Fondo de reserva para las pensiones

El fondo de reserva español, sabemos que invierte en deuda pública. Hace no demasiado tiempo (dos años, tres) se decidió que dejara de invertir en deuda soberana de otros países europeos, para volcarse exclusivamente en el sostenimiento de la deuda patria. Y aquello, a mí, me pareció bueno. ¿Por qué financiar a otras naciones competidoras cuando los inversos internacionales son los que asumen la deuda nacional cobrando unos elevadísimos intereses? Es decir, nos salía más caro aceptar el dinero de inversores internacionales que sostener con nuestros propios medios (fondo de reserva) la parte de la deuda que se pudiera. Obvio, ¿verdad?

Sin embargo, en estos momentos en que la deuda pública se dispara, lo que significa que cada vez habrá que pedir más dinero prestado para pagar el que se nos prestó, ¿es razonable que nos juguemos el fondo de reserva para el sostenimiento de las pensiones en financiar las políticas equivocadas del gobierno de turno? Téngase en cuenta que hablamos de 60 mil millones de euros. 60 mil millones que suponen más del 10 % de la deuda del Estado. No es prudente que sostengamos un porcentaje tan alto de nuestra deuda con recursos propios. En el hipótetico caso de no poder pagar la deuda, ¿quién sería el primer prestamista al que se le pediría una quita? Al propio Estado, claro. Ningún inversor dejaría de cobrar mientras el propio estado reclamara su parte invertida. ¿Y qué parte de los dineros sería la pagana? El fondo de reserva para las pensiones. Peligroso, ¿verdad?

¿Qué conviene, pues, hacer con el fondo de reserva en estos delicadísimos momentos? ¿Invertir en deuda pública francesa, alemana, holandesa...? Ni de coña, macho. Insisto, son competidores. ¿Entonces, invertir en bolsa? Hombre, estamos en un momento dulce para entrar, pero con prudencia. ¿Y el grueso del fondo? Pues...en estos momentos en que recortamos inversiones, sabiendo de la sostenibilidad en los próximos quince años del sistema de pensiones y la seguridad social, por qué no invertir el fondo de reserva en obra pública, tan necesaria para continuar con el desarollo de infrasteructuras tan sobresaliente que se viene dando en las últimos décadas en nuestro país? Las autopistas, las líneas de AVE, los aeropuertos y puertos generan beneficios tangibles a medio plazo. ¿Por qué no el propio fondo de reserva inversor en infraestructuras? Apostamos por la investigación y la sostenibilidad, cierto, y empresas hay que en este punto lo están haciendo muy bien. ¿Por qué no impulsarlas con el fondo de reserva en estos momentos en que es tan difícil la financiación de proyectos tan necesarios para cambiar el modelo productivo del país? Otros competidores han empleado recursos públicos en salvar a sus bancos, a nosotros no nos ha hecho falta. Otros mantienen empresas públicas en sectores estratégicos, nosotros no, ni falta hace que volvamos a esto. Únicamente, tomemos parte como inversores en proyectos de empresas privadas. Es decir, tomemos participaciones minoritarias, o cualquier otra fórmula.

¿Sí? Pues palante. No seamos idiotas, no dejemos que nuestros torpes vecinos (que llevan más años que nosotros en una escuálida forma) nos digan cómo debemos gobernarnos, imponiéndonos normas que ellos no van a cumplir. ¿Hay que recordar que no hace ni diiez años Portugal pagó una multa a la Unión Europea por déficit excesivo mientras que el incumplimiento de Alemania se zanjó con un cambio en el Pacto de Estabilidad? España está más cerca de Portugal que de Alemania, y no es cuestión de geografía lo que digo. Esto será así mientras nosotros lo consintamos. Podemos y debemos revertirlo. ¡Seamos audaces! Vamos a recortar en 50 000 millones de euros el gasto del estado, de acuerdo, y aún más, con cabeza, pero tenemos 60 000 millones de euros para invertir y rentabilizar. 60 mil millones, casi na.

jueves, 4 de febrero de 2010

Compra bolsa, COMPRA DEUDA

Después del batacazo de hoy que algunos veníamos esperando hace semanas (y aún mayor todavía) es buen momento para meter un pie en la bolsa. Un pie, digo, parte del dinero que tengas pensado destinar a invertir en acciones. ¿Por qué parte? Todo no porque aún puede serguir la caída, nada tampoco porque después de este batacazo toca levantarse. Se ha dramatizado en exceso, se está exagerando. Como se ha exagerado en la subida de los últimos meses.
Una prueba de que los precios actuales son atractivos y de que es muy posible que este hundimiento sea interesado y provocado, es decir, una prueba de que hemos caído al mar de un empellón, es que el banco suizo Credit Suisse (lée aquí) acaba de tomar participaciones significtaivas en BBVA y Banco Santander.
Que dos de los pocos bancos que han soportado la crisis, reduciendo ligeramente los beneficios o aumentándolos , cuando en Europa no se han conocido más que quiebras y pérdidas, sufran este descalabro bursátil, sólo puede deberse a una ofensiva interesada, como la sufrida hace muy poquitos meses por el Banco Santander: redujo su cotización a menos de la mitad de su precio actual debido a movimientos especulativos que apostaban por su caída: Aquí.
Lo que ahora sucede es un moviemiento especulativo también, pero ahora para hacerse con el control de estas entidades. Tiempo al tiempo. Se verá.
Por estas razones, yo entro. ¿Dónde? Eso no te lo voy a decir, yo juego a ganar y si comparto la apuesta contigo el beneficio mengua.
¿Y por qué parte del dinero que tengo para invertir y no la totalidad? Pues porque esto puede seguir cayendo, y hay que estar prevenido. Si las acciones que he comprado pierden valor de aquí a unos días de forma pronunciada, volveré a comprar. De este modo el precio medio de compra estará por debajo del precio al que he comprado hoy. Así soy yo, intento minimizar pérdidas, eso es lo que maximiza mi beneficio.

Dicho esto (invierte en bolsa), te digo más: invierte en deuda pública. Si con la bolsa lo puedes ganar muy bien y en corto plazo, lo que inviertas en deuda pública patrióticamente, al precio medio, es un medio de evitar las más graves pérdidas sociales que se pueden producir de seguir esta ofensiva internacional a nuestra nación. Do you understand? La inversión en obra pública ya está sufriendo recortes muy fuertes que van a obligarnos a seguir viajando en Tango o Alvia y no en AVE, por ejemplo. Más visible, se nos acabó el chollo de los 400 € de descuento en el IRPF; se acaban las ayudas a la compra de vivienda; el dinero para pagar el paro y las pensiones habrá que desviarlo a pagar deuda a los inversores internacionales que piden un precio más alto por la deuda...Y toda una lista que poco a poco irás padeciendo en tus carnes, pero en resumen: aumento de impuestos y reducción de derechos.

Otro modo, claro, de evitar estos quebraderos de cabeza con la deuda es votar a políticos responsables que se preocupen de que nuestros derechos y privilegios crezcan de forma Sos-te-ni-ble. Aznar tiró un billón de pesetas, 6000 millones de euros, a las eléctricas para mantener la factura que pagamos los ciudadanos sin incrementos de precios. ¿Recuerdas? Pero la deuda ha ido engordando, hoy son 15 000 millones que no hay forma de pagar. Zapatero tiró 5000 millones de euros con el descuento de los 400 € en el IRPF. Hoy se caba la dicha que tan poco duró y que para tan poquita cosa nos valió, más que para endeudarnos.

Políticos, ¡ahorro! Lo mismo que hacemos con nuestra economía familiar hagan con la economía nacional, no tiren nuestro dinero. Eso, sí, neocoms, no me matéis al estado. Ni derrochar 6000 millones de euros para que cada uno de nosotros se ahorre 2 euros al mes en la factura de la luz, si llega; ni derrochar 5000 millones de euros en aumentarnos 30 euros al mes la nómina, si alcanza. Para todos, introducir más servicios médicos en la seguridad social, por ejemplo, por no hablar d emejoras en la educación que es lo que yo me dedico. Que nos cubra el dentista, por ejemplo, o el oftalmólogo. Si la seguridad social nos permitiera operarnos la vista a los miopes sin ningún coste, ¿cuánto dinero podríamos ahorrarnos? Con la consiguiente, además, mejora de la calidad de vida.

Pero en fin, ¿crees posible hallar un político responsable? ¡Que empiecen por reducir sus privilegios!