sábado, 24 de octubre de 2009

¿Hay una industria más subvencionada en España que la del automóvil?

El plan Prever para la sustitución de vehículos de más de diez años de antigüedad estuvo vigente por 11 años, 1997-2007, beneficiando a la industria automovilística con la venta de 3.600.000 autos: aquí.
Pero antes del Prever fue el Renove, te acuerdas: aquí.
Después del Prever llegó el VIVE, y no contentos con éste se lanza el 2000E.

Todo para que incluso en momentos de crisis, en momentos en que nos faltan recursos económicos y nuestros hábitos de transporte pueden racionalizarse: usar más el transporte público que el privado, no dejemos de consumir como hemos hecho para provocar esta crisis: por encima de nuestras posibilidades económicas, por encima de nuestras necesidades reales.

Cierto es que es un derroche seguir subvencionando la extracción de carbón español para sostener unos cientos, o miles (qué mas da) de puestos de trabajo, pero más alto y sostenido es el precio que estamos pagando a los fabricantes de cohes para que produzcan un producto que no necesitamos: automóviles a combustibles fósiles que aumentan nuestra factura energética y nuestra dependencia de terceros, además de la factura ambiental (que nadie mide), de salubridad (que nadie mira) y el elevadísimo uso de recursos a que nos obliga en obra pública para atender una hinchada e inasumible demanda de asfalto: sólo hay que mirar la deuda de la ciudad de Madrid con motivo de sufragar la M30 y el resto de carreteras de circunvalación, túneles, autovías urbanas que fracturan la ciudad...

¿Más coches? Menos ahorro personal.
¿Más coches? Más asfalto: más deuda pública, más contaminación, menos salud.
¿Más coches? Mayor dependencia y sumisión a la industria automovilística. ¿Alguien cree que sale gratis el mantenimiento de empleo que se consigue para Opel en Figuerelas, por ejemplo?

domingo, 11 de octubre de 2009

Chico Buarque sobre la Amazonía

Durante un debate en una universidad de Estados Unidos, le preguntaron al ex gobernador del Distrito Federal y actual Ministro de Educación de Brasil, CRISTOVÃO 'CHICO' BUARQUE, qué pensaba sobre la internacionalización de la Amazonia. Un estadounidense en las Naciones Unidas introdujo su pregunta, diciendo que esperaba la respuesta de un humanista y no de un brasileño.

Ésta fue la respuesta del Sr. Cristóvão Buarque:

"Realmente, como brasileño, sólo hablaría en contra de la internacionalización de la Amazonia. Por más que nuestros gobiernos no cuiden debidamente ese patrimonio, él es nuestro.
Como humanista, sintiendo el riesgo de la degradación ambiental que sufre la Amazonia, puedo imaginar su internacionalización, como también de todo lo demás, que es de suma importancia para la humanidad.
Si la Amazonia, desde una ética humanista, debe ser internacionalizada, internacionalicemos también las reservas de petróleo del mundo entero.
El petróleo es tan importante para el bienestar de la humanidad como la Amazonia para nuestro futuro. A pesar de eso, los dueños de las reservas creen tener el derecho de aumentar o disminuir la extracción de petróleo y subir o no su precio.

De la misma forma, el capital financiero de los países ricos debería ser internacionalizado. Si la Amazonia es una reserva para todos los seres humanos, no se debería quemar solamente por la voluntad de un dueño o de un país. Quemar la Amazonia es tan grave como el desempleo provocado por las decisiones arbitrarias de los especuladores globales. No podemos permitir que las reservas financieras sirvan para quemar países enteros en la voluptuosidad de la especulación.
También, antes que la Amazonia, me gustaría ver la internacionalización de los grandes museos del mundo. El Louvre no debe pertenecer solo a Francia. Cada museo del mundo es el guardián de las piezas más bellas producidas por el genio humano. No se puede dejar que ese patrimonio cultural, como es el patrimonio natural amazónico, sea manipulado y destruido por el sólo placer de un propietario o de un país.
No hace mucho tiempo, un millonario japonés decidió enterrar, junto con él, un cuadro de un gran maestro. Por el contrario, ese cuadro tendría que haber sido internacionalizado.
Durante este encuentro, las Naciones Unidas están realizando el Foro Del Milenio, pero algunos presidentes de países tuvieron dificultades para participar, debido a situaciones desagradables surgidas en la frontera de los EE.UU. Por eso, creo que Nueva York, como sede de las Naciones Unidas, debe ser internacionalizada.
Por lo menos Manhatan debería pertenecer a toda la humanidad. De la misma forma que París, Venecia, Roma, Londres, Río de Janeiro, Brasilia... cada ciudad, con su belleza específica, su historia del mundo, debería pertenecer al mundo entero.
Si EEUU quiere internacionalizar la Amazonia, para no correr el riesgo de dejarla en manos de los brasileños, internacionalicemos todos los arsenales nucleares. Basta pensar que ellos ya demostraron que son capaces de usar esas armas, provocando una destrucción miles de veces mayor que las lamentables quemas realizadas en los bosques de Brasil.
En sus discursos, los actuales candidatos a la presidencia de los Estados Unidos han defendido la idea de internacionalizar las reservas forestales del mundo a cambio de la deuda. Comencemos usando esa deuda para garantizar que cada niño del mundo tenga la posibilidad de comer y de ir a la escuela. Internacionalicemos a los niños, tratándolos a todos ellos sin importar el país donde nacieron, como patrimonio que merecen los cuidados del mundo entero. Mucho más de lo que se merece la Amazonia. Cuando los dirigentes traten a los niños pobres del mundo como Patrimonio de la Humanidad, no permitirán que trabajen cuando deberían estudiar; que mueran cuando deberían vivir.
Como humanista, acepto defender la internacionalización del mundo; pero, mientras el mundo me trate como brasileño, lucharé para que la Amazonia, sea nuestra. ¡Solamente nuestra!"

viernes, 2 de octubre de 2009

Implicaciones socioeconómicas de la derrota de Gallardón

En fin, ganas había: disfrutar de unos JJOO en directo en mi propia ciudad es una ocasión maravillosa, sin duda. Además de por las obvias razones deportivas, por algunas otras.

Tenía la esperanza de que en el verano de 2016 el metro de Madrid permaneciera abierto, sin cortes por mejora de la infraestructura o por falta de demanda. A los que nos gusta Madrid cuando todos se marchan nos fastidia comprobar que si somos poco número el transporte público se nos cierra.

La villa olímpica implica la necesidad de construir una gran cantidad de vivienda por parte de la municipalidad para acoger a los deportistas. Vivienda, que naturalmente, luego pasaría a ser de protección oficial. Con la poca vivienda de protección pública que se levanta en Madrid, disfrutar de repente de una oferta como la que la villa generaría en una zona de la ciudad muy bien comunicada sería una oportunidad de oro.

Además, sufriríamos con gusto durante 2010, 2011, 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016 las obras que de todos modos van a mantener la ciudad en el caos que vivimos durante todos esos años. Con la excusa de los Juegos, toda molestía soportaríamos. Y nuestros administradores y gestores públicos podrían aprovechar para acumular en estos poquitos años proyectos que cubrieran las necesidades de los próximos 20, con lo que nos ahorraríamos 13 años de molestias.

Sin embargo la derrota de Gallardón también tiene sus ventajas. Por ejemplo...¿hace falta que las enuncie?

En cualquier caso, hay que seguir. Eso sí, sin Gallardón. Ni al frente de la candidatura ni del ayuntamiento. Un alcalde que hace de su mandato de gobierno un ejercicio de búsqueda del apluso del olimpismo, no es buen alcalde. Déjese ya de subir impuestos y tasas, de bloquear la ciudad con tanta obra inútil y reiterada, de vender humo olímpico, y dedíquese lo que le resta (aproveche este lapso) a regir una ciudad limpia, abierta y libre al servicio de la ciudadanía y sus muchos y queridos visitantes.

(Por cierto, en esto el francés también estaba contra el español. Lo recuerdo, nada más.)