martes, 29 de septiembre de 2009

Cuidado, ¡alerta!

Oímos voces en España que dicen que el peor momento para comprar una casa ya ha pasado, que vuelven los buenos tiempos. Ptuuuuuuú, digo yo.
Puede que sea cierto que sólo haya que dedicar el 30 % de la renta disponible para adquirir una casa, no lo voy a discutir, lo que sí que estoy dispuesto a negar, sin riesgo de equivocarme, es que esta situación sea sostenible. No, no lo es, se revertirá muuuuuy pronto. Nos han diho Enero.
1)El BCE ya ha anda avisando de que todo el exceso de liquidez que ha introducido en los mercados y el sistema financiero ha de ir retirándolo. Primera cosa. Consecuencia, los bancos tendrán que volver a prestarse entre sí. Consecuencia, se encarecerá el euribor. Consecuencia, se encarecerán las hipotecas.
2)Segundo. Francia y Alemania vuelven a una senda de crecimiento del PIB, que por más que a Sarkozy le dé por discutir la eficacia del PIB para medir el desarrollo y el bienestar, es un tótem que el Banco Central Europeo (y el propio Sarkozy) sigue adorando. ¿Hem? Pues que pasado lo peor de la crisis para los europeos (entiéndase franceses y alemanes, no españoles, claro) la preocupación del BCE vuelve a ser controlar la inflación para contener el crecimiento y conseguir prolongarlo a medio y corto plazo. Consecuencia, subirá los tipos de interés. Consecuencia, subirá el euribor. Consecuencia, se encarecerán las hipotecas.
Así que cuidado, no atacan por un frente, sino por dos. Cierto es que los precios de las viviendas están bajando, pero también es cierto que el precio de las hipotecas se ha reducido temporalmente en España por los estímulos que ha aplicado el BCE en pos de conseguir reestablecer la liquidez en el mercado y el crecimiento de las principales economías de la Unión Económica y Monetaria. Alcanzados estos objetivos, le toca al BCE volver a ser severo en su política de control de precios, por lo que que volverá a subir el precio del dinero. Y esto, ojo al dato, en un momento en el que la morosidad en España alcanza la cota más alta de los últimos 10 años; a pesar, añado, de que se haya producido una bajado de los tipos de interés. No se olvide: mientras los tipos bajaban, la morosidad en España crecía. (Menos mal que a Francia y Alemania les fue mal a tiempo para que el BCE bajara los tipos y usted haya podido salvar la propiedad de su casa. Si no es por las subprime, amigo mío, usted no se salva.) Pero en fin, este golpe de suerte no da para más. Ahora las hipotecas volverán a subir, con lo cual todos aquellos pobrecitos que compraron su casa en pleno boom y que durante estos meses han respirado, volverán a ver como sus hipotecas se encarecen en un pis pas. Espero por su bien que haya aprovechado para ahorrar, y por el mío, que no. A ver si también usted cae y los bancos siguen acumulando propiedades que sacar como sea. Tal vez pueda pillar yo una de esas al final.
Esto para los que ya tienen hipoteca. Tú que estás a punto de meterte en ella, éstate al loro, no te precipites, ten en cuenta de que a partir de enero los tipos oficiales vuelven (que ya es presente) a crecer. Hoy está al 1 por ciento, en enero al 1,25, i.e. subirán un 25 %. ¡Al loro! Y no te estoy llamando a drogarte como aquel alcalde que tan mal rollo me da, sino a que tomes conciencia de tu realidad.
Suerte.