viernes, 14 de agosto de 2009

Alejandro Olmos sobre la Deuda Externa Argentina

Marcelo Mangiante ha tenido la generosidad de compartirme una conferencia de Alejandro Olmos sobre la deuda externa argentina(y ecuatoriana) que impartió en la Universidad Nacional de Entre Ríos.

A continuación extracto las primeras líneas de un documento más amplio que he convertido a pdf para ofrecéroslo. El documento completo lo puedes consultar aquí.


CONFERENCIA
ALEJANDRO OLMOS (H)
sobre la
“DEUDA EXTERNA ARGENTINA”
20 de marzo de 2009
Facultad de Cs. de la Educación
(Universidad Nacional De Entre Ríos)
Paraná
Alejandro Olmos Gaona: Gracias a los amigos de Proyecto Sur que me han invitado; después
de unas jornadas en Sante Fe estoy en Paraná nuevamente. Y quiero empezar esta charla diciendo
que una de las cuestiones fundamentales que tenemos para preguntarnos respecto a la deuda es si
toda deuda hay que pagarla. Bien. Lo que uno debe, lo debe pagar. El problema es cuando uno
paga y no debe; eso indudablemente es un acto de locura. Eso es lo que ha venido haciendo
Argentina desde 1983 hasta hoy.
Otra de las cosas que hay que tener en claro es que la deuda argentina, la deuda en general,
no es producto de una gestión desafortunada que nos hizo vivir, por ejemplo, Martínez de Hoz,
ministro de economía del país en la dictadura. La deuda es un sistema. Es un sistema que tiene
que ver con lo que es el actual sistema económico y financiero que rige hoy a la civilización
occidental y que se maneja muy aceitadamente, como se manejó desde siempre.
Los países latinoamericanos nacieron endeudados porque después de la independencia de
la mayor parte de los países de España se contrajo una enorme cantidad de empréstitos:
Argentina, México, Brasil, Paraguay, Chile, etc. ¿Para qué? Así cuando Inglaterra trató de
invadirnos y los echamos a patadas, los ingleses vieron que la mejor manera de controlar nuestra
economía y condicionar nuestro futuro ―y recibir los ingentes beneficios que daban la Argentina y
otros países― era controlar el sistema económico. ¿Y cómo lo iban a controlar? A través de
la deuda. Porque el tema de la deuda está ligado a la usura. La deuda argentina que conocemos
actualmente y las que tuvimos en otros tiempos tienen que ver con la usura. La usura es algo
condenado por los principios universales del derecho y consiste en que yo a alguien le presto una
suma de dinero y esa persona me va a tener que pagar intereses tan gravosos que van a
determinar que esa persona me pague, pague y pague y me siga debiendo siempre. Porque al
usurero no le interesa que el deudor le cancele la deuda: al cancelarle la deuda el acreedor no
recibe ningún rédito más. Entonces la esencia del sistema es que la deuda no se pague nunca,
que siempre se paguen intereses. Y esto que fue admitido por grandes tratadistas hace varios
siglos, lo actualizó el doctor Martínez de Hoz cuando en 1984 fue a declarar a la Cámara de
Diputados en la investigación que se estaba haciendo sobre la privatización de la Ítalo y dijo esto:
“la deuda no se paga nunca. Lo que se paga son los intereses”.