jueves, 18 de junio de 2009

Esto me ha llegado por email. Cada cual que lo interprete a su gusto, pero tiene gracia

Es agosto, una pequeña ciudad de costa. En plena temporada veraniega está cayendo una lluvia torrencial hace varios días, la ciudad parece desierta. Todos tienen deudas y viven a base de créditos.

Por fortuna, llega un ruso forrado y entra en un pequeño hotel con encanto. Pide una habitación. Pone un billete de 100€ en la mesa del recepcionista y se va a ver las habitaciones.

El jefe del hotel agarra el billete y sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero.
Este coge el billete y corre a pagar su deuda con el criador de cerdos.
A su turno éste se da prisa a pagar lo que le debe al proveedor de pienso para animales.
El del pienso coge el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con la prostituta a la que hace tiempo que no paga (en tiempos de crisis, hasta ella ofrece servicios a crédito)
La prostituta coge el billete y sale para el pequeño hotel donde había traído a sus clientes las últimas veces y que todavía no había pagado.

En este momento baja el ruso, que acaba de echar un vistazo a las habitaciones, dice que no le convence ninguna, coge el billete y se va de la ciudad.

¡Nadie ha ganado un duro, pero ahora toda la ciudad vive sin deudas y mira el futuro con confianza!

MORALEJA: "SI EL DINERO CIRCULA SE ACABA LA CRISIS"

domingo, 7 de junio de 2009

¡Con qué ilusión voy a votar!

Hoy (día de elecciones al Parlamento Europeo, ¿qué será eso y para qué valdrá?), y en vísperas, algunos preclaros hombres y mujeres, solidísimos soportes éticos y morales para nuestra ciudadanía, la que constituímos los españoles, se han lamentado amargamente de que en el momento de acudir a las urnas lo hagamos llenos de repugnancia en vez de cargados de ilusión. La falta está en nosotros, nos dicen; no somos soñadores, sino infectas ratas ocultas en sucias cloacas.

Amigos periodistas, modérense.

Cuando los ciudadanos decimos que desconfiamos de la clase política, que la sabemos corrupta, no estamos pidiendo una purga en el partido X y un cambio de gobierno en favor del partido Y. Cuando los ciudadanos decimos que desconfiamos de la clase política y que la sabemos corrupta, decimos que necesitamos otras formaciones, otros discursos, otras políticas, con un control más férreo por parte de la ciudadanía.

Así, amigo periodista, cuando decimos que la clase política es corrupta, estamos señalando a los partidos políticos que copan el "debate" y estamos echando en falta una clase periodística crítica, fiable, libre; más atenta a los discursos (los emita quien los emita) y realidades que al intercambio huero de insultos, ocurrencias o disparates de los sospechosos habituales, entre los cuales hay que contarles a ustedes mismos, en su entreguismo pueril.

A estas elecciones de las que hablamos han concurrido 35 agrupaciones. Cada una con su propio programa. Y resulta que ustedes no han hecho más que hablar de dos candidaturas a las que ustedes no han pedido información alguna sobre su proyecto europeo.

Sí, no sólo repugna y se acude con miedo al ir a votar, también asquea abrir el periódico por las páginas de nacional (e internacional) y leer la mayoría de los artículos de opinión.

¿Qué aún no nos hemos enterado de que sus medios son corruptos e infieles? Son ustedes los que no se enteran. Prensa en kiosco, en caída libre.

En Reino Unido ha bastado un escándalo de abuso de los presupuestos del estado por parte de los parlamentarios del partido gobernante para que se produzca su debacle electoral y se convierta en la tercera fuerza política. ¿Por qué esto mismo no sucede en España? (Hagan ustedes memoria, que la historia reciente española la tenemos muy fresca.) No toda culpa puede recaer sobre los ciudadanos. Pues, evidentemente, para dar nuestro voto requerimos el conocimiento de los candidatos. Y ésta es labor de los medios de comunicación. Porque ¿no esperarán ustedes que sean los partidos con opción de gobierno o victoria los que cambien la ley electoral para prolongar la campaña (a la que TODOS tienen acceso, y no sólo 2) o cedan la mayor proporción de espacios gratuitos en los medios a los partidos desconocidos o minoritarios o preparta los presupuestos para la campaña de un modo que compense a los más desfavorecidos en su capital y acceso a los medios?

Miren mi dedo, ¿a quién señala?